Perros Perros. Razas Criaderos Fotos Adiestradores Tu pagina de inicio P.Inicio

 

Otras Mascotas

 
Inicio Criaderos Fotos Álbumes Razas Adiestradores Shopping Pensionados Clubes Banners Publicidad

Aprendizaje temprano



Es cierto que el cachorro nace ya con un tipo de personalidad definida, pero antes de adquirir un comportamiento determinado, está expuesto a una gran cantidad de factores de aprendizaje que comienzan desde el momento en que se encuentra con su madre y entre sus hermanos. Las experiencias más importantes que complementan la personalidad del cachorro se presentan entre las tres y las doce semanas de vida, por lo cual, el mejor momento para adquirir un perro, es cuando éste tiene alrededor de ocho semanas, porque:

a) Ya ha comenzado su esquema de vacunación, por lo que podrá salir a la
calle muy pronto, facilitándose se educación para ser limpio y su
socialización.
b) Se le dará tiempo para estar con su madre y hermanos, aprendiendo de
ellos las señales propias de su especie, moderación en el juego, no manchar
cerca del lugar de comer y dormir, etc.
c) Tiene aún tiempo para aprender fácil y rápidamente lo que deseemos enseñarle.

Comenzar a modelar a tu cachorro desde el primer día, por pequeño que sea, es esencial, pues si esperamos demasiado, adquirirá una serie de hábitos y costumbres difíciles de modificar, ya que él aprende constantemente aunque tú no le hayas enseñado nada.

El contacto lento y progresivo con su entorno le ayudará a conocer su nuevo hogar y a diferenciar perfectamente quienes son los suyos y quienes no. Su comportamiento se moldeará a medida que vaya tomando contacto a través del juego, caricias y experiencias tempranas.

1. CONOCIENDO AMIGOS:

El cachorro debe tener contacto con un gran número de personas, esto asegurará que acepte a las visitas y no sea agresivo con familiares o amigos cuando sea adulto. Tu cachorro debe acompañarte a la mayor cantidad de lugares posibles, y tener la oportunidad de jugar con otros perros que tu conozcas.

2.JUGUETES:

Los juguetes le dan la estimulación física y mental que tanto necesita; estos se pueden utilizar como recompensas durante el adiestramiento, por lo cual es importante identificar qué tipo de juguetes son los que prefiere, siendo sobretodo, totalmente distintos a los objetos de la casa.

3. JUEGOS CONSTRUCTIVOS:

El jugar con el cachorro es gratificante tanto para él, como para ti, además de que refuerza el lazo entre ambos; puedes jugar activamente con tu perro, pero siempre manteniendo el control de la situación.

4. MALAS Y BUENAS CONDUCTAS:

La palabra "No" carece de significado para el cachorro, y en un principio es necesario vincularla con estímulos externos desagradables (como ruidos, agua, etc.) Por eso es mucho más fácil reforzar las buenas conductas mediante elogios; cuando el cachorro realice correctamente una acción, u obedezca alguna orden, no debes olvidar recompensarlo inmediatamente y de manera efusiva, ya sea con caricias o palabras agradables; tu eres el miembro dominante en su relación, y como tal estás encargado de reforzar su buena conducta y reprimir la mala como parte del control.

5. ENTENDER EL TEMOR:

Siempre se deben vigilar y supervisar las actividades del cachorro, con la finalidad de que las situaciones atemorizantes se reduzcan al mínimo; el miedo es algo que se aprende desde temprana edad, y que en ocasiones puede llegar a convertirse en fobias de un perro adulto.

Inicio

 

 
Publicidad
 

  Exposiciones

Google
 

PerrosPerros, sitio con Información y fotos de las razas de perros de Argentina y el mundo. Criaderos y Adiestradores.

Copyright 2008