Gatos  

Perros Perros. Razas Criaderos Fotos Adiestradores

 
Alimentación Criadores Cuidados Enfermedades Razas Reproducción Vacunación

Razas

Abisinio

Angora

Asiático

Azul Ruso

Balines

Bengal

Bobtail Japonés

Bombay

British shorthair

Británico

Cartujo

Cornish Rex

Curl Americano

Cymric

Del Bosque Noruego

Doméstico Común o Mestizo

El Burmés

Esfinge

Exótico

Fold Escocés

Habana

Himalayo

Korat

Maine Coon

Manx

Mau Egipcio

Munchkin

Ocicat

Oriental

Pelicorto Americano

Pelicorto Europeo

Persa

Rex

Sagrado de Birmania

Siamés

Singapur

Skogkatt

Sokoke

Somalí

Tonquinés

Van Turco

 
 

Inicio>
 
Bobtail Japonés
   
Conocido en Japón por muchos siglos, y representado con frecuencia en pinturas y grabados en madera japoneses, al Bobtail se le conoció en 1963 cuando un grupo americano de jueces de exposición vivió Japón y los primeros ejemplares de la raza actual llegaron a EEUU en 1968
La cola corta que lo distingue es parecida a la del rechoncho Manx pero parece que se debe a un gen recesivo que no tiene los riesgos de este último. La forma actual no está estandarizada y es diferente en cada gato, recuerda el rabito de un conejo con el pelaje esponjado para crear la apariencia de borla tras la cual se oculta una estructura ósea. No debe medir más de 7,5 cm desde la raíz.
Los Bobtails japoneses tienen la reputación de que les agrada la compañía humana y poseen personalidades atractivas y voces suaves.

Cuerpo: Un gato fuerte y musculoso con un torso largo y elegante, sostenido por patas largas y esbeltas con zarpas ovaladas, que no se ven frágiles ni delicadas. Las patas traseras son notablemente más largas que las delanteras pero están flexionadas cuando el gato se relaja de tal modo que el lomo queda nivelado. La cola puede tener uno o más pliegues o ángulos pero debe ser claramente visible.

Cabeza: De aspecto alargado y finamente cincelado, con pómulos altos pero en si misma un triángulo equilátero con suaves líneas curvadas, orejas largas en posición vertical, bien separadas, en los ángulos precisos de la cabeza. La nariz es larga y el hocico prominente se redondea hacia el espacio de los bigotes.

Ojos: Grandes y ovalados, los cuales vistos de perfil muestran una inclinación pronunciada. Pueden ser de cualquier color que armonice con el pelaje, incluyendo azul, amarillo, e impar en los gatos blancos.

Pelaje: De longitud media, suave y sedoso y sin ninguna capa interna visible.

Colores: Se reconocen la mayoría de los colores felinos con excepción de los patrones de color limitado al punto del tipo Siamés y al pelaje sin patrón del Abisinio.

 

   

Publicidad